fbpx

Blog

Criando niños/as bi/multilingües. El éxito de nuestra experiencia y la estrategia lingüística con nuestro hijo trilingüe de 7 años

blog crianza trilingüe
familias multilingües / guía para padres / logopedia online / método natural

Criando niños/as bi/multilingües. El éxito de nuestra experiencia y la estrategia lingüística con nuestro hijo trilingüe de 7 años

El multilingüismo nos unió

El amor – L’amor – Love – L’amour – L’amore – Maitasuna – Die Liebe

Martyn y yo nos conocimos haciendo un intercambio lingüístico este año hará diez años. Hacía tiempo que buscaba cómo mejorar mi inglés, necesitaba hablarlo pues lo tenía oxidado. Busqué en algunas páginas de intercambios lingüísticos de Barcelona y me gustó mucho lo que leí de Martyn. Él era profesor de inglés, hacía unos meses que vivía en Barcelona y necesitaba mejorar su español.

¡Genial! Un profesor de inglés sería el mejor intercambio lingüístico que podía encontrar. Necesitaba algo serio. Y yo, en aquel entonces, era profesora de español y catalán para extranjeros. Así que para él también sería un chollo. ¡Jaja! Nuestra historia de amor nació así.

Al principio, hablábamos aproximadamente un 70% español, 30% inglés, pues Martyn necesitaba más el español para su vida aquí en Barcelona. Al cabo de pocos meses, quiso aprender catalán. Siempre le había interesado saber cosas sobre esta lengua, se había hecho bastantes amigos locales, conocía a mi familia, así que ya se sentía preparado para dar el salto al catalán. Ya me escuchaba a mí hablarlo con mi familia y mis amigos, así que empecé a hablarle a él en catalán. Él ya lo entendía bastante bien, así que no le costaba seguirme. Pero para empezar a hablarlo le fue muy bien hacer un curso de iniciación gratuito de los que ofrece el Departamento de Política Lingüística de la Generalitat de Catalunya. Fue entonces que pasamos a hablar 70% catalán, 30% inglés.

Ampliamos familia: cambiamos de lengua

Pero entonces, en 2013, quisimos formar familia y me quedé embarazada. Martyn me pidió que cambiáramos la lengua entre nosotros al inglés. Al vivir en Barcelona, el inglés sería la lengua minoritaria de nuestro hijo. Sería la lengua de su padre y de la familia de Londres, también de muchos amigos (tanto de Londres como de Barcelona). Así, al hacer del inglés la lengua de casa, le daríamos más input en esa lengua.

La estrategia entonces era OPOL (un padre una lengua). Individualmente, papá le hablaría inglés, yo, catalán y entre nosotros, inglés.

Lo que también hicimos es buscar una guardería/escuelita en la que hablaran inglés. No íbamos a llevar al peque muchas horas, solo un par de mañanas. Y encontramos The Playhouse, en el barrio de Gràcia, una escuelita trilingüe con educadoras que hablaban en inglés, en español y en catalán. Nosotros pedimos que su educadora de referencia le hablara inglés, así este era un contexto más en el que potenciábamos la lengua minoritaria. M fue allí dos mañanas a la semana de los dos a los dos años y medio.

Con el español no hicimos nada específico. Siempre hemos estado rodeados de familiares, amigos y personas que hablan español, tanto en Barcelona como en Londres, y eso ya era suficiente como input para que M fuera desarrollando la capacidad de comprensión del español. Yo no tenía ninguna duda, por mi experiencia personal como bilingüe catalán-español desde nacimiento y por el conocimiento del bilingüismo en la población de Barcelona y Catalunya, que M adquiriría el español sin dificultades y de manera muy natural si vivíamos en Barcelona.

Nos mudamos a Londres, ¿cambiamos nuestra estrategia lingüística?

Sin embargo, la historia cambió durante tres años. En 2016 nos fuimos a vivir a Londres, cuando M teníados años y medio. Su lenguaje a esa edad se desarrollaba muy bien, en sus dos lenguas principales.

En Londres, el catalán y el español pasaron a ser lenguas minoritarias y el inglés, mayoritaria. Sin embargo, no hicimos ningún cambio en nuestra estrategia lingüística, como el uso de lenguas en casa. Seguimos hablando inglés entre la pareja y OPOL con nuestro hijo (un padre una lengua; papá, inglés; yo, catalán).

Aunque el inglés era lengua mayoritaria ahora (papá y la abuela londinense en casa y casi todas las relaciones que hacíamos, excepto algunos conocidos y amistades en español), el catalán seguía teniendo un peso muy grande pues yo estuve la mayor parte del día con mi hijo. De los dos años y medio a los tres y medio, lo llevé a una nursery dos mañanas a la semana, pero el resto del tiempo estábamos juntos haciendo actividades y conociendo familias homeschoolers o unschoolers. Y a partir de los tres y medio hasta los cinco y medio, estuvimos siempre juntos. Así que tenía mucho input del catalán diariamente.

Como decía, el español también estaba presente: conocí e hice amistad con muchas mamás/familias hispanohablantes en Londres. Nuestro hijo iba desarrollando su capacidad de comprensión del español, aunque apenas lo hablaba.

Los motivos por los que no cambiáramos nuestra estrategia lingüística fueron que el desarrollo de las lenguas en nuestro hijo era muy bueno y que nuestra estancia en Londres era finita, sería por un máximo de tres años.

Si la idea hubiera sido quedarnos más tiempo en Londres, si nuestro hijo hubiera sido mayor, seguro que habríamos pensado en todo lo que podíamos hacer para que estuviera más expuesto y de maneras significativas al español y al catalán. Pero a nosotros no nos hizo falta en aquel momento.

Nos volvemos a Barcelona. ¿Cómo es ahora el nivel de desarrollo de sus tres lenguas?

Y llegó el verano de 2019 y volvimos a Barcelona para quedarnos. M tenía cinco años y medio y tenía muy buen nivel en sus lenguas principales. Su nivel de desarrollo iba variando. A veces el inglés estaba por encima, otras temporadas lo estaba el catalán. Por ejemplo, cada verano pásabamos un mes en Barcelona y alrededores y siempre estábamos rodeados de muchos niños. En ese mes, su nivel de catalán aumentaba y se situaba por encima del inglés. Pero cuando volvíamos a Londres, el inglés volvía a situarse por encima del catalán. De todas maneras, a rasgos generales, vimos siempre una adquisición muy equilibrada de esas dos lenguas.

Cuando llegamos a Barcelona, todavía no teníamos pensado llevar a M a la escuela, nos gustaba mucho esa libertad y flexibilidad del unschooling. Habíamos visto tantos beneficios. El primero: estar con mi hijo. No tener prisas, vivir en el presente, no perderme ni un minuto de su desarrollo y de su crecimiento, aprender de él cada día… ha sido el regalo más grande de nuestra decisión de no llevar a nuestro hijo a la guardería o la escuela los primeros casi seis años.

Otros beneficios han sido los relacionados con el aprendizaje. Aprendizaje natural que ha ido saliendo de su interés, que nosotros hemos ido siguiendo. Matemáticas, geografía, leer y escribir, música… son algunos de sus intereses.

Por ejemplo, M aprendió a leer y a escribir “solo” a los tres años. Esta experiencia la estoy escribiendo y documentando y pronto tendrás un artículo aquí en el blog. De momento puedes ver un par de publicaciones en mi Instagram, aquí y aquí. Y pongo “solo” entre comillas porque sí, esa es la sensación que tenemos, que fue un aprendizaje natural nada dirigido. Pero también sé que no surge por casualidad. El entorno comunicativo y lingüístico que hemos proporcionado a M desde que nació ha sido extremadamente favorecedor del desarrollo de su lenguaje, de sus lenguas y del aprendizaje de la lectoescritura.

El éxito en nuestra crianza multilingüe no ha sido casualidad

Soy logopeda infantil, especializada en atención precoz y método natural de lenguaje, y sin duda he puesto en práctica con mi propio hijo todo lo que recomiendo a las mamás y familias que tienen hijos/as con dificultades de lenguaje y habla.

También papá, profesor de inglés y literatura, gran amante de los libros, no ha parado de leer ni un solo día con M. También ha proporcionado experiencia muy ricas de comunicación y lenguaje, en concreto en inglés, con nuestro hijo.

De manera muy resumida, lo que dio el éxito fue

  • La consistencia y constancia en nuestra estrategia lingüística.
  • Dedicar mucho tiempo de calidad a nuestro hijo haciendo actividades significativas y favorecedoras del lenguaje.
  • Los cuentos: sin duda, leer y mirar cuentos con él desde bebé han marcado un gran beneficio sobre el desarrollo de sus lenguas.

Sigo un poco con nuestra historia. Después del verano que llegamos a Barcelona (en 2019), M, con cinco años y medio, empezó a mostrar interés por ir a la escuela. Nuestro comedor daba a una escuela, desde el que podíamos ver algunos niños en las ventanas y les oíamos jugar en el recreo. Por primera vez M mostró interés y ganas de ir a la escuela. Hasta entonces nunca había querido y eso que a veces se lo planteábamos. En realidad no se lo pasó demasiado bien en la nursery de Londres a la que asistió dos mañanas a la semana durante un año; pero eso es otra historia.

En cambio ahora tenía ganas de ir. Y así es como M empezó a ir a la escuela, todavía le tocaba el último curso de preescolar, al cual empezó en noviembre de 2019 pero por la pandemia, en marzo de 2020 finalizó. Solo tres meses pero muy exitosos.

Y digo exitosos y me refiero básicamente a dos cosas:

1. Lo que más me importaba es que M lo pasara bien, disfrutara y jugara con niños, porque eso era lo que él expresó cuando quiso ir a la escuela. Y todo esto lo obtuvo. Iba contento a la escuela y nos contaba todo lo que hacía, las cosas que aprendía, las manualidades y juegos que hacían y lo bien que se lo pasaba con sus amigos.

2. De manera natural, su español empezó a mejorar. Hasta entonces, el español era su tercera lengua. Casi no tenía lenguaje expresivo en esta lengua pero al cabo de poco de empezar el cole, ya lo estaba hablando. Y es que, muchos de sus amigos hablan español. Estamos muy contentos que además es una escuela que aún siendo pública es muy internacional y muchos de sus compañeros/as son trilingües (o cuatrilingües) como él. Por defecto, aquí todos los niños/as son bilingües, y además, en esta escuela, hay muchas familias mixtas con algún progenitor de otros países como Italia, Francia, Reino Unido, México, Argentina, Pakistán, China… ¡Nos encanta esta riqueza cultural y lingüística!

Y esta es (parte de) nuestra historia con el multilingüismo y de la experiencia de criar un niño trilingüe, de casi siete años. Hay mucho más que puedo hablar sobre multilingüismo pero lo dejaré para otras publicaciones.

Puedes encontrar más de información que he publicado sobre bi/multilingüismo aquí:

Y de manera individualizada

¿Te encuentras en una situación similar? Tú hablas una lengua, tu pareja otra, en la comunidad hay otra… No sabes qué estrategia es mejor ni cómo hacer para transmitir todas las lenguas.
Quizás notas que tu hijo/a está desarrollando el lenguaje, en una, dos o todas sus lenguas de manera más lenta que los otros niños de su edad; notas que le cuesta pronunciar ciertos fonemas y palabras; quizás piensas que está confundido por el hecho de tener varias lenguas…
Te ayudo a descubrir qué es lo que puedes potenciar e introducir en casa para ofrecer un entorno comunicativo y lingüístico rico que hará que el lenguaje de tu hijo/a, sus lenguas y otros aprendizajes relacionados con el lenguaje (como la lectoescritura) se vean impulsados.

Reserva ya tu primera sesión gratuita conmigo.

También puedes acceder a mi Taller Gratuito mi Método Natural de LenguajeUn taller de 5 vídeos para que pongas en práctica ya las estrategias favorecedoras de lenguaje desde vuestra casa, haciendo actividades cotidianas, jugando, ¡mirando cuentos!
Es para ti si estás detectando una evolución lenta en el desarrollo del lenguaje de tu hijo/a.

Este artículo lo escribí inspirada por la colaboración que hemos hecho varias cuentas de mamás/familias criando multilingüe para compartir nuestras metas de crianza multilingüe para el año 2021. Esto es lo que escribí en mi post en Instagram:

🌠💬🗨️🗯️Nuestras metas de crianza trilingüe para 2021 #bilingualgoals

🌟No soy de ponerme metas cuando empieza el nuevo año… porque las metas me las pongo de manera continua. Tampoco he puesto metas de manera consciente en nuestra crianza trilingüe, porque todo ha fluido de manera natural. Pero siempre he sabido qué quería conseguir.

💡Existen muchas metas distintas, según las circunstancias personales, creencias, conocimientos, experiencias previas, entorno, inspiración de otros, etc.

👉👉👉Hoy te invito a leer las metas lingüísticas de todas estas mamás/papás criando multilingüe

@ana.elisa.miranda
@bilingualadventures
@bilikids_de
@multilingual_dad
@saudadeplh
@timtimtombooks
@thefutureisbilingual
@thepiripirilexicon
@utesintlounge

🏆Nuestra meta siempre ha sido que nuestro hijo 🏆hable, lea y escriba🏆 en nuestras tres lenguas nivel nativo💬🗨️🗯️. Y lo tenemos

Para mí, nuestro éxito se resume porque…

🦋No he dudado ni un segundo que así sería

🦋Hacemos todo lo posible para que las tres lenguas sean activas, necesarias e importantes

🦋Vivimos en un lugar bilingüe con mucho acceso a nuestra tercera lengua

🦋Tenemos gran conocimiento sobre crianza multilingüe

🦋Conocemos a otras familias que lo están viviendo y consiguiendo

🦋Amamos las lenguas y la riqueza cultural

🦋Tenemos unas actitudes lingüísticas positivas

🦋Respetamos los ritmos de desarrollo de nuestro hijo en sus distintas lenguas

Así que mis metas para 2021 sobre nuestra crianza multilingüe son:

🐾Seguir disfrutando y amando esta riqueza lingüística y cultural

🐾Proporcionar entornos, relaciones y actividades en nuestras tres lenguas

🐾Ser respetuosos con su desarrollo lingüístico

🐾Nunca dudar de que esto es posible y maravilloso

🤗¿Cuáles son tus metas para este 2021 en tu crianza bi/multilingüe?

#crianzabilingüe #bilingualbaby #raisingbilingualchildren #bilingualfamilies #bilingualparenting #primerainfancia #logopediainfantil #desarrollodellenguaje #primeraspalabras #familiasviajeras #embarazo #maternidad #niñosbilingües #familiasmultilingües #metaspara2021 #objetivos2021 #loveraisingbilingual

Leave your thought here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *