fbpx

Mi hijo/a no sabe pronunciar la R. ¿Debo preocuparme?

Tabla de contenidos

Hace una semana fui entrevistada por Ana Calabrese sobre las dificultades de la R. Este vídeo lo puedes ver en el canal de YouTube de la Red de Apoyo a la Crianza Bilingüe, de la cual ambas formamos parte para ayudar a mamás y familias que están criando bilingüe.

Hoy he transcrito una parte de la entrevista (hasta el minuto 19:00 aproximadamente) para ti, si eres de las que prefieres leer en lugar de escuchar.

¿Por qué no nos tenemos que preocupar por cómo nuestro hijo/a pronuncia la R? O… ¿Cuándo nos tenemos que preocupar? Esa es la cuestión.

Ana: ¿Por qué con tu experiencia como logopeda nos puedes ayudar a entender sobre la R? ¿Qué hace una logopeda, una lingüista, para podernos ayudar en este tema?

Estela: Una logopeda lo que hace es detectar y tratar lo que son las dificultades que pueden haber en el lenguaje, en el desarrollo del lenguaje y del habla de los niños pequeños. Y no tan pequeños porque una logopeda también trabaja con dificultades del lenguaje más allá de la infancia.

Por ejemplo, en el tema que nos ocupa hoy, la R, hay adultos que no saben pronunciar la R, que no la han conseguido decir, y entonces también puedes ayudar a un adulto a que pronuncie bien la R si esto es lo que quiere.

Ana: ¿Por qué tienen tanto problema con la R?

Estela: Porque la verdad, el fonema R, pronunciar la R, requiere de una habilidad muy particular y muy importante que es que la lengua se tiene que poner en un sitio en concreto, que es detrás de los dientes superiores. Ahí tenemos unos bultitos, detrás de los dientes, que se llaman alvéolos. Allí es donde va la punta de la lengua cuando queremos pronunciar la R. Eso por un lado: el lugar donde ponemos la lengua.

Y luego cómo la lengua tiene que vibrar para hacer la R. Este sonido que vibra es porque la lengua está vibrando. Está vibrando significa que la lengua toca los alvéolos muchas veces, muchas.

Por ejemplo, la R simple, que es un fonema similar a la R múltiple, pero como su nombre indica es simple, se hace de manera similar a la R múltiple. Es decir, la lengua va al mismo lugar, igual, exacto. Pero para hacer la R simple, la lengua solo toca una vez los alvéolos. La lengua toca rápido. Pruébalo: ra, ra, ra (simple).

En cambio para hacer RRRRA, la punta de la lengua está allí vibrando.

Realmente, ¡esto es difícil! Si lo pensamos bien decimos:

¡¿Cómo puede ser?! (risas) ¿Cómo puede ser que hacemos esto cada día cuando hablamos?

Y digo la R; no estoy hablando de otros fonemas que también tiene su particularidad y complejidad.

Pero la R es la más complicada. Realmente esta vibración es complicada.

Y en muchas lenguas la R múltiple no existe. Por ejemplo, personas de habla inglesa que aprenden español y la R les cuesta mucho o no lo consiguen, o al final sí pero después de mucha práctica.

Así que el motivo es que es difícil, pero si todo va bien lo hacemos de manera natural, no necesitamos de ninguna enseñanza. Lo hacemos, pero requiere de un tiempo.

Ana: Eso te iba a preguntar. Cuando hablas de manera natural, ¿en qué tiempos podemos nosotros esperar que nuestro hijo/a esté realmente adquiriendo la pronunciación de la R?

Estamos pensando también en niños bilingües que están siendo criados escuchando otro u otros idiomas, y que además están aprendiéndolos a veces al mismo tiempo. En estos niños el español es la lengua minoritaria. Aunque estemos haciendo la estrategia “lengua minoritaria en casa”, nuestros hijos están criados en otros países y están escuchando el idioma de la comunidad y están adquiriendo y aprendiendo elementos de ese idioma. Explícanos un poquito, ¿qué debemos esperar? ¿A qué edad es normal que empiece a desarrollar la R un niño nativo? ¿Cuánto tiempo de más les podemos dar a los niños que no están adquiriendo el español en un ambiente de inmersión?

Estela: Para un niño que fuera solo monolingüe español (que solo tiene el idioma español) se considera que la R múltiple es el fonema que más se tarda en adquirir. Y se considera normal que no lo adquiera, saber hacer bien la R, hasta los 6 incluso 7 años. Imagínate si es bastante tarde.

Esto no quiere decir que no haya niños que, porque tienen más habilidad con el lenguaje, el habla y con esa punta de la lengua, por motivos diversos (que tienen su explicación) no la digan antes. Hay niños que incluso a los 3 años (¡es un poco pronto!) pueden decir la R (menos del 50% de los niños). Digamos mejor 4 años: la saben decir.

Hay unas tablas que indican el porcentaje de niños que dicen la R a los 3, 4, 5, 6 y 7 años. A los 4 años ya hay un porcentaje de niños que la hacen pero todavía hay un porcentaje del 30% de niños que no la hacen. A los 5 años sigue habiendo un porcentaje del 30% que no la saben hacer. Y a los 6 también (un 20% no saben hacerla). De 6 a 7 ya se considera que ya tendría que estar consolidándose.

Pero yendo al tema de que estamos hablando también de niños que no es la única lengua que tienen, y que probablemente no es la lengua mayoritaria sino la minoritaria, en este caso hay una interferencia con la otra lengua que hablan y que puede afectar de alguna manera en la pronunciación de diferentes fonemas y en la R.

En este caso, yo diría que podemos esperar a esta consolidación de la R hasta los 7 años, 7 años y medio. Pero una cosa importante y muy interesante es el tipo de error que está cometiendo el niño/a. Eso nos da muchas pistas para saber si va a ser capaz de hacerlo solo/a, ya lo conseguirá. O quizás ya necesita una ayuda por parte de una logopeda que le tendrá que enseñar ciertas cosas que necesita saber para poder finalmente hacerla bien.

También en un niño/a monolingüe español. Cuando el niño/a tiene 4 o 5 años y no dice la R, podríamos decir: “Bueno, ya la dirá, hay tiempo”. Pero según qué error nos da la pista de si lo solucionará solo.

Hay errores normales del desarrollo, pero otros que se desvían e indican más dificultad.

Ana: ¿Cuál puede ser uno de esos errores que nos pueden hacer encender las alarmas? ¿Qué error debemos buscar para consultar a una logopeda?

Primero entender cómo se pronuncia la R. He dicho que la R se pronuncia con la punta de la lengua en los alvéolos y vibrando. La R simple, también, lo mismo: la punta de la lengua va al mismo sitio, lo único que no vibra, solo hace un toque en los alvéolos.

Entonces, si la sustitución de la R múltiple es por una R simple vamos bien. ¡Vamos muy bien! Porque se parecen mucho. Al niño solo le falta acabar de vibrar esa punta de la lengua, que eso viene con la práctica y con el tiempo.

Por ejemplo, que diga pero en lugar de perro. Eso está bien. Es un buen error, es una cosa normal, entra dentro de la normalidad totalmente.

También incluso, al principio, la R simple también cuesta. Tampoco se adquiere muy al principio, también requiere de algún tiempo: 4 – 5 años. En cambio, un fonema que se adquiere mucho antes es la L. Y para la L, también la punta de la lengua va al mismo sitio, a los alvéolos también. Lo único que para hacer la L pegamos la lengua a los alvéolos y vamos sacando aire. Por tanto, si en vez de perro dicen pelo también puede ser correcto si son pequeños (3 – 4 años). Todavía podemos pensar que el niño está en el camino de hacerlo correcto.

Cuando ya se dan cuenta, porque los niños se dan cuenta de que quieren hacer esa vibración pero no les sale, buscan estrategias, intentan hacer vibraciones como puedan y un siguiente paso sería intentar decir DR. Pedro en lugar de perro. También está bastante bien. El niño/a piensa que diciendo DR están haciendo como un sonido más fuerte, les suena más parecido a la R múltiple. Hacer esto también puede ser un error normal y que el niño/a lo está cogiendo e intentando.

En cambio, voy a la alerta roja, a lo que nos preocupa más. Cuando el niño/a hace ya un sonido tipo R francesa. En vez de perro dice pegggrrro (difícil de transcribir). El niño/a está intentando vibrar pero no está haciendo lo correcto. No está vibrando la punta de la lengua, está vibrando el dorso de la lengua (la parte del fondo de la lengua). Para hacer la R francesa lo que sube es el dorso de la lengua y vibra tocando el velo del paladar (la parte blandita del final del paladar antes de la campanilla). Completamente al revés que la R múltiple del español que es la punta de la lengua con los alvéolos.

Así que cuando oímos una R francesa vamos a ver qué está pasando. El niño/a lo está intentando pero no lo está consiguiendo.

Ana: ¿Qué pasaría con un niño que está en Francia y está aprendiendo el español como lengua de herencia? ¿Podría ser el francés la razón por la que el niño está intentando hacer esa R así?

Estela: Sí, claro. En el caso de haber el francés por supuesto que tiene que ver. Y por eso, como esa R del francés está consolidada, puede costar bastante que le salga la R del español.

Cuesta pasar de una R francesa a la R del español. Se tiene que hacer un ejercicio consciente con el niño.

Pero no hace falta que haya el francés para que le salga la R francesa. Pasa en monolingües español.

Ana: ¿Se puede hacer ese tipo de terapia online?

Estela: Sí, por supuesto. Mi manera de trabajar es siempre explicando a los padres muy bien lo que está sucediendo. Primero valoro el niño/a a través de vídeos de habla espontánea y también a través de registros de evocación o repetición de palabras. Entonces transcribo todo lo que el niño/a dice y analizo muy bien el patrón de error que comete.

Por ejemplo, hay niños que tiene problemas con la R inicial de palabras pero no con la R final de palabra. Eso pasa muy a menudo. En la sílaba final, por ejemplo arco o puerta, suele salir mejor que al principio, como en Ramón o roto. Normalmente, cuesta más decir RA que AR (no siempre).

Entonces, si veo que el niño/a hace bien la R a final de sílaba voy a empezar a trabajar por ahí. Por esa R que ya sale, hacerle consciente que ya le sale, y que de ahí puede añadir una vocal por ejemplo.

Así que lo que hago es valorar muy bien y luego propongo un plan de actividades personalizado para ese niño/a.

Lo que se necesita generalmente es hacer ejercicios de praxias, que son movimientos de lengua para que esta esté ágil. Tiene que estar ágil: recordemos que tiene que vibrar y vibrar correctamente.

También es importante reconocer estas partes de la boca implicadas en pronunciar la R. Por supuesto, normalmente no tenemos ni idea de algunas de estas partes de la boca ni de cómo pronunciamos los fonemas porque lo hacemos de manera natural no conscientemente.

Pero a un niño/a que le cuesta un fonema y ya es un poco mayor para entender estas cosas (6 años en adelante más o menos, 5 años a veces también), es importante que conozca las partes de la boca, cómo pronunciamos… Hay vídeos explicativos, también mirarnos la boca en el espejo, diferentes actividades.

Ana: ¿Piensas que es contraproducente estimular la producción de la R cuando no están listos?

Hay veces que los papás con ese temor de que el niño no está pronunciando la R, van por ejemplo a las redes sociales y preguntan “cómo hago para ayudarlo?”. Y muchas personas salen a darles enlaces de vídeos en YouTube para hacer trucos y ejercicios que podrían ser, sin saber las cosas que tú estás explicando, ¿podrían ser contraproducentes?

Estela: Sí, podrían ser contraproducentes. Primero, seguramente estos papás no tienen el conocimiento realmente de si el error que está cometiendo su hijo es un error normal. Por tanto, no se tienen que preocupar si es un error normal.

Segundo, según qué ejercicios quizás no son adecuados porque depende del error. Depende del error que el niño/a haga se tienen que hacer unos ejercicios u otros.

Después, poner mucho énfasis en un error que a lo mejor es del desarrollo no está bien porque estamos marcando al niño de que hay un problema. Y no hay ningún problema. Si para esa edad es normal que esté sustituyendo la R por otro fonema, que no le salga, y en cambio estamos: “Uy, no te sale. Mira: RRRRR”. Hay mamás y papás que le dicen al niño que haga RRRRR. Intentan que el niño haga una cosa para la cual todavía no es capaz. En estos momentos es incapaz, pero no porque tuviera que hacerlo. No, es que es incapaz porque no le toca hacerlo, le tiene que dejar tiempo.

Es como si pretendemos que un niño de 3 años te haga un discurso oral muy elaborado, ¿verdad que no esperamos eso, que por supuesto no es como un niño de 8? Pues con la R, lo mismo.

Marcar errores que en realidad no lo son, que son del desarrollo y por tanto normales, puede provocar frustración, enfado e incluso rechazo. Y nervios. Y el niño se puede sentir mal. Y pueden estar haciendo unos ejercicios que son totalmente innecesarios. Que no vale la pena, no hace falta.

Ahora: si te preocupa, lo que sí que te diré es que consultes. Consulta. Haz una evaluación si tanto te preocupa. Sobre todo si tu hijo/a ya tiene más de 4 años.

Puedes reservar tu primera sesión gratuita conmigo.

Las sesiones son 100% online – Logopedia Online.
Tu hijo/a está a tiempo de mejorar y superar sus dificultades con la R.

Al hacer la evaluación nos podemos dar cuenta incluso de que no es solo la R, que hay otros fonemas también.

Hay niños que han usado demasiado tiempo el chupete, han tomado demasiado tiempo el biberón, se han chupado el pulgar, empezaron comiendo muchos triturados y papillas, en lugar de sólidos y masticar bien… Son niños que tienen la boca blandita, las mejillas, la lengua… Les cuesta masticar, les cuesta tragar. Esos niños quizás tienen dificultades de pronunciación debido a todo esto e incluso no solo de la R, sino de más fonemas.

Y hasta aquí por hoy. La entrevista sigue un cuarto de hora más por si te interesa completarla (empiézala a escuchar en el minuto 19:00).

En mi publicación en Instagram hice el siguiente resumen:

📌La mayoría de niños/as adquieren la R de manera natural sin pensar
📌Pero a otros les cuesta más tiempo, pero consiguen hacerla por sí solos
📌Otros no consiguen hacerla por sí solos y necesitarán ayuda de una profesional como yo, una logopeda

Muchos factores influyen en la buena articulación de la R:

💡Cómo se introdujeron los sólidos en la alimentación complementaria
💡Cómo come, mastica y traga
💡Si llevó chupete, tomó biberón o se chupó el pulgar de bebé
💡Qué modelo lingüístico tiene de su mamá y papá (mamá o papá quizás tienen dificultades para decir la R)
💡Si habla varias lenguas puede haber interferencias. Por ejemplo, la R tipo francesa es muy distinta a nuestra R múltiple. Hay pocas lenguas que tengan nuestra R múltiple
💡El tipo de error que el niño hace nos indica si va a ser más fácil o más difícil superar esa dificultad. No es lo mismo que haga una R tipo francesa, a que la haga como una D, una DR, una R simple, una L u otros sonidos
💡Y también recordar que hay unos tiempos de adquisición de la R y que es el fonema que se suele adquirir y consolidar más tarde (alrededor de los 6 – 7 años)

Cuéntame, ¿qué edad tiene y cómo está diciendo la R tu hijo/a?

*Datos que he proporcionado sobre los porcentajes de adquisición de los fonemas según edad cronológica (Bosch, 1982).

FonemaEdad en años

34567
R simple70%80%80%80%90%
R múltiple50% o menos70%70%80%90%

Leave your thought here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *