fbpx

Escuchar con todo el ser: Empatía como Estrategia Impulsora de Lenguaje | Logopedia Consciente

family 7584005 1280

Tabla de contenidos

«Empatía no es dar consejos, tranquilizar o explicar nuestra postura. Empatía es escuchar con todo el ser».

En este nuevo artículo, vengo con una reflexión nueva de este libro: Comunicación no violenta. Un lenguaje de vida, de Marshall Rosenberg.

Hace unos meses, compartí en mi canal de YouTube otros fragmentos y reflexiones de este libro, donde hablaba de qué es la comunicación no violenta y por qué es tan importante conocer esto para podernos comunicar mejor con las personas. Y, sobre todo, con nuestros hijos. En ese vídeo hablé sobre todo de las los cuatro componentes de la comunicación no violenta.

Marshall Rosenberg es psicólogo mediador y pacificador de conflictos. Él acuñó este concepto y término de la comunicación no violenta. Él la usa para mediar conflictos muy graves entre personas, entre culturas y para conflictos políticos. Es también una herramienta muy útil para familias y para empresas, cuando hay grupos de personas, para saber cómo expresarnos de manera que favorezca la comunicación y el entendimiento entre todos y que va en contra de toda violencia.

Rosenberg cree que la humanidad es compasiva y solidaria por naturaleza pero hay algo que nos ha hecho desconectar de ello. Rosenberg nos dice cuáles son las conductas que nos alejan de nuestro estado natural de compasión.

En el otro vídeo que hice, hablé de todo esto, centrándome en los cuatro componentes que voy a citar brevemente aquí (para mayor detalle, puedes ver mi vídeo Comunicación No Violenta y Logopedia Consciente | Marshall Rosenberg). Para expresarnos de manera no violenta tenemos que tener en cuenta estos cuatro pasos:

  1. Observar sin juicio ni evaluación
  2. Expresar nuestros sentimientos reales
  3. Expresar nuestras necesidades en relación a estos sentimientos
  4. Saber hacer esta petición para que el otro haga lo que deseamos que haga pero que enriquezca a ambos.

Esto es de vital importancia, pero hay algo que generalmente debería venir antes que esto, que es: cómo escuchamos de manera no violenta o, de dicho en palabras de Rosenberg, cómo recibimos con empatía.

Qué es la Recepción Empática

Como decía al principio del artículo, empatía no es dar consejos, tranquilizar o explicar nuestra postura. El filósofo chino Chuan Tzu define la empatía como «escuchar con todo el ser» y me encanta. ¿Qué te hace pensar a ti escuchar esto, «con todo el ser»?

Para mí es esa presencia de la que tanto hablo.

La Presencia (o Recepción Empática) como Estrategia Impulsora de Lenguaje

Una de las primeras cosas que siempre digo si queremos favorecer o impulsar el lenguaje de nuestro peque con desafíos comunicativos es que le dediquemos tiempos de calidad con toda nuestra presencia.

Y no lo digo por decir palabras bonitas: lo digo de verdad. Es necesario que cuando nos pongamos con nuestro hijo/a lo hagamos desde la máxima presencia y conexión con él o ella. Así pondremos todos nuestros sentidos (vista, oído, tacto, ¡corazón!) para ir comprendiéndole, viendo cómo se comunica, todo lo que nos expresa… y así podernos adaptar y darle lo que necesita en este momento.

Parece obvio que tenemos que darles presencia a nuestros hijos, pero no lo es. Cuando estás con tu hijo o hija y a la vez tienes el móvil ahí al lado, con notificaciones, recibiendo mensajes… no estás presente del todo y ese flujo de interacción y comunicación con tu peque se va cortando. Quizás te acuerdas de algo “importante” o tienes que ir un momento a la cocina, o hay la televisión de fondo… No hay presencia completa y la interacción se va entrecortando.

Como se nos invita Falk (2018) en Mirar al niño1:

“Deja a tu bebé o a tu niño/a pequeño/a con un juego libre, en libertad de movimiento. Anota durante unos 5 a 10 minutos todo lo que hace. Descubre pequeños movimientos, gestos, acciones que llevan a otras más significativas. Cuando observas a tu hijo/a descubres cosas sorprendentes y los comprendes.»


Y, a partir de aquí, entender la gran importancia de dedicar momentos de calidad y presencia con nuestros hijos, diariamente, para seguir conociéndoles, sorprendiéndonos y saber qué es lo que necesitan de nosotros en cada momento, también a nivel comunicativo.

Poder observarle, escucharle, hacerme experta de su comunicación, verbal y no verbal, captar su intención comunicativa, su interés… y adaptarme adecuadamente, sintonizar. Esto, sin presencia verdadera, es imposible.

Y me lo dicen las familias a las que acompaño. En palabras de una familia, refiriéndose al trabajo que hicimos juntos, con mi acompañamiento con el Método Natural de Lenguaje:

“Me ha ayudado a escuchar más lo que mi hijo me dice, porque le oía hablar pero no lo escuchaba suficiente y no ponía el interés suficiente para saber entenderle. Ahora sí lo hago, me parece que dice algo, yo lo repito bien dicho y parece que haya una comunicación real y buena entre él y yo”.

Te invito a seguir escuchando sobre recepción empática en este vídeo que grabé hace unos meses: Recepción Empática CNV (Marshal B. Rosenberg) Estrategia Impulsora de Lenguaje -Logopedia Consciente

Conclusión

La empatía, entendida como escuchar con todo el ser, se revela como una herramienta poderosa en la comunicación no violenta y en el desarrollo del lenguaje de nuestros hijos.

Al comprometernos a estar presentes, observar y comprender sin juicio, creamos un espacio propicio para una comunicación genuina y enriquecedora.

La empatía no solo transforma la forma en que nos comunicamos, sino que también fortalece los lazos familiares y contribuye al desarrollo integral de nuestros seres queridos.

En este viaje hacia una comunicación más consciente, la empatía se erige como un pilar fundamental.

Que si cambiamos nosotros, podemos cambiar el mundo y el cambio en nosotros comienza cambiando nuestro lenguaje.

Esta manera de comunicarnos va completamente unida a mi mirada sobre el desarrollo infantil, desarrollo emocional y desarrollo del lenguaje, como logopeda infantil. De la importancia de cómo hablamos a nuestros hijos desde que son bebés. De cómo verbalizamos las emociones, los límites…

Recursos Adicionales

Si deseas explorar más sobre estos temas y descubrir cómo impulsar el lenguaje de tu pequeño desde casa de manera natural, te invito a seguir explorando mi canal, visitar mi blog o, si necesitas ayuda más personalizada, así os acompaño.

Estoy aquí para ayudarte a comprender las necesidades y el desarrollo de tu hijo, facilitando ajustes en la comunicación y el entorno para un progreso rápido y efectivo. Puedes escribirme un mensaje directo y contarme cuál es el reto con el lenguaje de vuestro peque, por correo a info@creciendoconlaspalabras.com o por Telegram.

También te puede interesar mi curso Emociones, Comportamiento y Desarrollo de Lenguaje, hablo de todo esto:

  • La relación entre el lenguaje y el comportamiento (y las dificultades de lenguaje con los problemas de conducta)
  • Lo que es esperable por edad en su comportamiento
  • El impacto que tiene la manera como tú te comunicas con él/ella sobre su manera de comportarse y expresarse
  • Ejemplos de comunicación NO respetuosa
  • “Rabietas” y límites
  • La importancia de la anticipación y verbalización
  • La relación con la incomprensión, frustración, enfado y miedo
  • 12 estrategias / actitudes favorecedoras de la comunicación y el lenguaje
  • 19 reflexiones / estrategias especialmente importantes para el desarrollo emocional

Sobre este artículo, en mi canal de YouTube:

Relacionado también con los conceptos de «cambiar nuestro lenguaje para cambiar el mundo», te recomiendo esta lectura: Lenguaje Neuroafirmativo en Terapia de Lenguaje – Logopedia Consciente y Respetuosa

Image by Alisa Dyson from Pixabay

1Falk, , J. (2018). Mirar al niño. La Escala de Desarrollo Instituto Pikler (Lóczy). RELAdEI. Revista Latinoamericana De Educación Infantil, 5(3), 141-143. Recuperado a partir de https://revistas.usc.gal/index.php/reladei/article/view/4945

Facebook
Pinterest
LinkedIn
Twitter
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.