fbpx

El hogar como el mejor escenario para el desarrollo del lenguaje: El Método Natural de Lenguaje en acción

portadas yt (1)

Tabla de contenidos

Evaluar de manera aislada o en el contexto natural

Evaluar a un niño de manera aislada, sin tener en cuenta su entorno y contexto natural, sería como observar el comportamiento de un animal en un zoológico, lejos de su hábitat natural. Para entender verdaderamente a un niño, es fundamental observarlo en su entorno familiar con sus cuidadores de referencia: su hogar con mamá y cualquier otro cuidador/a. Es en este contexto donde se puede brindar la mejor ayuda.

¿Todavía tienes dudas acerca de la efectividad del Método Natural de Lenguaje?

Sé que los Métodos Naturales para favorecer el desarrollo del lenguaje funcionan. Han sido probados a lo largo de muchos años con niños y niñas que presentan diversos desafíos en el desarrollo, como retraso en el lenguaje, autismo o Síndrome de Down.

A pesar de eso, muchas mamás me preguntan cómo funciona este tipo de intervención, y todavía existe una preferencia por los métodos tradicionales de logopedia. Esto se debe a que aún hace falta difundir ampliamente esta forma de intervención y sus resultados positivos entre la población.

El nombre «Método Natural de Lenguaje» fue elegido porque resonó con mi filosofía de vida y aprendizaje en general. Sin embargo, cuando estudié sobre este enfoque, lo conocí bajo otros nombres, como intervención naturalista, enfoque funcional, enfoque conversacional, enfoque ambientalista o enfoque constructivista.

Contexto o entorno natural

El entorno natural de un niño, es decir, su hogar y su familia, es lo más importante que tiene. La forma en que este entorno se configure influirá en cómo el niño adquiera el lenguaje. Son los padres quienes se comunican con sus hijos a diario, quienes enfrentan dificultades para comprenderlos y quienes tienen dudas y preocupaciones. Son ellos quienes, ajustando su forma de comunicación, pueden favorecer y acompañar el desarrollo del lenguaje de su hijo.

Ejemplo

Permíteme ilustrar esto con un ejemplo. Imagina a un niño en una sesión de atención temprana donde no habla debido a la falta de confianza, y la terapeuta hace un diagnóstico de retraso del lenguaje (el niño no habla). E incluso se pone a trabajar en las previas del lenguaje y usa gestos y pictogramas.

Sin embargo, en casa, este niño se siente feliz y seguro, y habla en frases de ¡hasta cinco elementos!

No es inventado, es un caso real de una de mis familias. Y muchos más parecidos podría contar.

¿Le están ayudando verdaderamente a estos niños/as en sesiones de terapia presenciales fuera de su contexto de confianza?

Transformación

Siempre me emociona presenciar la transformación de mamás que pasan de preocuparse porque su hijo tarda en hablar, a estar relajadas, empoderadas, sabiendo exactamente cómo comunicarse con sus hijos, cómo hablarles y cómo impulsar su lenguaje.

De peques silenciosos que no hablan, a parlanchines comunicativos (¡en palabras de mis familias!). Esta transformación se logra porque los padres transmiten confianza y saben que lo que están haciendo es exactamente lo que sus hijos necesitan.

Agradezco la oportunidad de poder compartir este conocimiento con tantas familias y quiero agradecer a todas las familias que confían en sí mismas y en sus hijos. No se trata solo de confiar en mí, sino de confiar en vosotros mismos/as y en vuestros hijos/as. El proceso de impulsar el lenguaje de tu pequeño/a puede ser un viaje maravilloso y transformador, donde se mejora la comunicación, se fortalece el vínculo y se sienta el disfrute en el camino.

Potenciando fortalezas en lugar de trabajar dificultades

Hablamos de dificultades porque tenemos una referencia en nuestra cabeza, una norma que consideramos como «lo normal». Sin embargo, dentro de lo normal continúan existiendo diferencias individuales: hay niños que se desarrollan más rápido y otros que avanzan de manera más lenta. Es importante entender que no debemos centrarnos únicamente en las dificultades, sino en potenciar las fortalezas de cada niño. Debemos partir de donde se encuentra el niño en su proceso de desarrollo del lenguaje, respetando su individualidad.

Tu pequeño no está tratando de engañarte ni de provocarte. Cada gesto, sonido o forma de comunicación que utiliza es válido y respetable. Incluso ese lenguaje «inventado» o hablar «en su idioma» son formas de comunicación legítimas. Nuestro objetivo es partir de ese punto y trabajar desde la empatía y el respeto para fomentar su desarrollo del lenguaje día a día.

Mamá, papá y familiares de ese pequeño que está tardando en hablar, sois fundamentales en este proceso. Tu hijo te necesita ahora más que nunca. Necesita que le escuches de manera activa, que te comuniques con conciencia y respeto, y que trates su forma de comunicación con la mayor consideración.

Para lograr esto y fomentar el desarrollo del lenguaje, necesitas adquirir todo este conocimiento y comprender cómo los niños adquieren el lenguaje. También es esencial reconocer el papel vital que desempeñas como cuidador de referencia y la importancia del vínculo que existe entre tú y tu hijo/a.

Cada niño es único y debe ser respetado y valorado por ser como es y por cómo se comunica en este momento, sin importar la forma. La comunicación se da de muchas maneras: a través de gestos, caritas, sonidos, palabras incluso si no se entienden del todo, unas pocas palabras o incluso su propio idioma. Todo esto es comunicación válida y respetable, y a partir de ahí podemos comenzar a trabajar, potenciando su desarrollo del lenguaje con empatía y respeto.

Conclusión

El Método Natural de Lenguaje ofrece una perspectiva única y efectiva para potenciar la comunicación de los niños. Al comprender la importancia del entorno natural del niño, especialmente su hogar y su familia, y al reconocer que cada niño es único, podemos fomentar su desarrollo del lenguaje de manera respetuosa y en sintonía con sus necesidades individuales. Como cuidadores de referencia, desempeñamos un papel fundamental en este proceso, brindando un ambiente de confianza y empatía que les permita expresarse y desarrollar todo su potencial comunicativo.

El Método Natural de Lenguaje busca empoderar a las familias, reconociendo que el entorno natural y el amor incondicional que brindan son elementos fundamentales para el desarrollo del lenguaje de sus hijos. Al trabajar desde el respeto, la empatía y el reconocimiento de las fortalezas individuales, podemos impulsar el lenguaje de los niños, permitiéndoles expresarse de manera auténtica y desarrollar todo su potencial comunicativo.

Si todavía no me conoces demasiado, te recomiendo que leas más artículos del blog y veas mi selección de talleres que he hecho para ti accediendo a mi canal-grupo de Telegram.

Y si ya me conoces y te gusta mi mirada sobre el desarrollo del lenguaje y necesitas ayuda de cómo puedes ayudar tú a tu peque desde casa, por favor mira las opciones de servicios que tengo para ti.

Foto de Pixabay

Facebook
Pinterest
LinkedIn
Twitter
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.