fbpx

En estas Fiestas regala presencia. Regalos y sobreestimulación.

Tabla de contenidos

Cada año me gusta hacer una reflexión sobre los regalos y la Navidad. Hace dos años hice un listado de prácticas sostenibles e invité a cuentas amigas a comentar con sus ideas. Salieron cosas muy interesantes.

Desde que nació nuestro hijo, el tema de cómo celebramos las Fiestas y qué regalos vamos a hacer y recibir ha sido muy importante para nosotros. Cada año lo reevaluamos, porque las necesidades y las realidades de todos van cambiando.

Como ya decía hace dos años, no era lo mismo cuando nuestro hijo era un bebé (en que podíamos tener el control de la situación) a ahora que nuestro hijo ya tiene una edad (tiene casi 7 años) en que espera la Navidad, los Reyes y los regalos.

Lo que hemos ido haciendo cada año es hablarlo entre la pareja y luego transmitir nuestras decisiones a nuestros familiares.

¿De qué manera?

  • Papá y yo decidimos con antelación qué queremos y qué no. Decidimos el máximo y el tipo de regalos.
  • No todos los familiares pueden dar pues acabaría habiendo demasiados regalos. Así que algunos familiares aportan económicamente para cosas que realmente necesitamos o comparten un regalo entre varios. Nuestro hijo no espera que cada familiar tenga un regalo porque nunca lo hemos planteado de esta manera.
  • Adquirimos de segunda mano si podemos. Somos una familia que velamos por el medio ambiente, nos gusta darle varias vidas a las cosas, no nos gusta consumir cosas que tienen un solo uso. En Londres la filosofía “second hand” es muy normal. En la calle principal del barrio donde vivíamos había al menos cinco tiendas thrift shop (de segunda mano destinadas a caridad y obras sociales) en un trocito pequeño de calle. También se hacen regularmente intercambios de ropa y de otros objetos donde tú llevas lo que ya no usas y te llevas lo que necesitas.
  • Hablamos con los familiares y explicamos por qué lo queremos así: en nuestro caso son motivos medioambientales, por anti consumismo y porque creemos firmemente que recibir muchos regalos no es saludable para un niño/a (luego cuento más).
  • Si recibimos más de lo que habíamos pedido, diremos que no será para estas Fiestas. Si tiene valor y nos gusta, lo guardamos para otra ocasión. Si no nos parece adecuado, lo devolvemos, donamos o intercambiamos.

Ideas / consejos para unas Navidades conscientes

A lo largo del tiempo, he leído varias ideas para unas Navidades conscientes. Me gusta pensar en los regalos por tipos o utilidad, como por ejemplo:

  • Una cosa que él/ella desee.
  • Una cosa para jugar.
  • Una cosa para leer.
  • Una cosa para ponerse.
  • Una experiencia o actividad.
  • Una cosa para compartir si hay hermanos/as.

Consecuencias en el desarrollo de nuestros hijos

¿Y por qué hablo de las Fiestas y los regalos en un blog en el que trato sobre el desarrollo de la comunicación y el lenguaje? Porque para mí, estas decisiones tienen que ver con una crianza consciente. Para mí, es importante no olvidarnos de estas cosas aunque sea Navidad, porque influyen directamente en el desarrollo y el bienestar de nuestros hijos.

La base del desarrollo de nuestros hijos está en las relaciones que establecemos con ellos. Cómo les tratamos, cómo nos dirigimos a ellos, cómo entendemos y satisfacemos sus necesidades. Todo cuenta, así que aunque sean unas fechas señaladas y especiales, o, precisamente por ello, debemos tomar nuestras decisiones teniendo en cuenta su bienestar a largo plazo (y no un “bienestar” fugaz y efímero que da un regalo).

Valores, también en Navidad

Nosotros nos consideramos una familia minimalista, que valoramos el tiempo con la familia y las experiencias por encima de los objetos. Estamos en contra del sistema consumista en el que vivimos. Hace más de diez años que he ido reduciendo todo lo que poseo, para vivir solo con lo necesario, para no crear residuo innecesario en el planeta (menos plástico, menos cosas inútiles).

Mis elecciones diarias, cada día de la vida y sin importar si es un día señalado o no, se rigen en función de si son:

  • Éticas
  • Sostenibles
  • Necesarias
  • Aportan valor

Exceso de juguetes y de estímulos

Además sé lo que provoca el exceso de juguetes y de estímulos en los niños/as. Los niños/as se vuelven:

  • Ansiosos, donde el placer por hacer se ha visto desplazado por el placer de tener.
  • Sobreestimulados, que no pueden disfrutar de lo que tienen, porque tienen demasiado.
  • Apáticos, que nunca se sienten satisfechos porque quieren más.
  • Con baja tolerancia a la frustración y que no saben valorar un regalo.
  • Aburridos, porque el exceso de juguetes limita la fantasía y mata la creatividad.
  • Egoistas, porque se les desarrollan actitudes consumistas de no valorar el esfuerzo y el coste a todos niveles (económico, medioambiental…) que tiene un juguete.

¿Has visto alguna vez un niño/a en su fiesta de cumpleaños abriendo paquetes uno detrás del otro sin siquiera mirárselos? Yo sí y me ha hecho sufrir mucho.

Estaba buscando qué se ha escrito sobre todos estos temas y he encontrado varios artículos. He encontrado el término del “Síndrome del Niño Hiperregalado” el cual hace alusión al intento de los padres a compensar con juguetes el poco tiempo que pasan con sus hijos.

La sobreestimulación puede afectar el aprendizaje en forma negativa. Según los resultados de un estudio realizado por el grupo de investigación “Neuroplasticidad y Aprendizaje”, de la Universidad de Granada (UGR), “el exceso de estímulos genera en los niños un nivel de tolerancia, es decir, llega un momento en el que los estímulos ya no generan la misma satisfacción, por lo que es necesario buscar más”, lo que puede dar lugar a niños “demasiado inquietos”, “hiperestimulados”.

La realidad de la maternidad real

A nosotros, incluso queriendo tener unas Fiestas conscientes y sostenibles, a veces se nos ha ido un poco de las manos. Esto pasa porque aunque les pedimos a nuestros familiares qué solo den un regalo, ellos añaden otro o incluso dos porque “son tonterías”, “muy baratas”, “no es nada”. De esta manera el niño/a acaba teniendo tres regalos en lugar de uno y si lo hace cada familiar, tres regalos se han convertido en nueve.

Me duele la frase “es una tontería, es muy barato” que se usa para comprar más. Si es una tontería, no lo compres, queremos cosas que aporten valor. Y si es muy barato seguro es de baja calidad, de plástico, a saber quién lo ha fabricado y un largo etcétera. Prefiero un poco más caro pero sostenible, local, con valor.

Las cosas “baratas” ya las conseguimos haciendo intercambios o comprando de segunda mano. El problema es que muchos de nuestros familiares no están contentos con comprar regalos de segunda mano, no lo ven regalo, quieren gastar su dinero. Pero esa es SU decisión: cómo gastan su dinero, por qué no apoyan la compra de segunda mano, quizás no han pensado demasiado en todos los problemas que provoca el adquirir cosas nuevas sin parar. NUESTRA decisión es la de causar el menor daño al planeta y a las personas siguiendo una filosofía de reusar, reciclar, intercambiar o no adquirir.

Y, por supuesto, tener en cuenta las necesidades de mi hijo que no son las de recibir montones de paquetes con cosas que no necesita ni le aportan nada durante las siguientes dos semanas.

Mis deseos para esta Navidad

Después de todo lo dicho, solo me falta escribir mis deseos para estas Fiestas. Y de manera muy sencilla y clara, deseo para todos una Navidad…

  • Sostenible y respetuosa con el medio ambiente, sin embalajes innecesarios que solo sirven para rasgar y tirar. Menos plástico, más materiales ecológicos y reciclados.
  • Sin excesos, con lo justo y necesario, sin comprar por comprar ni hacer las cosas por inercia.
  • Respetuosa con los animales, empezando por la paz en nuestros platos.
  • Respetuosa y consciente con nuestros hijos, dándoles más de lo que necesitan (presencia y amor) y menos de lo que no (objetos materiales).

(Mis deseos hace dos años)

Una reflexión más. La tele y los anuncios

Es un hecho que los niños/as van a pedir sus regalos de Navidad y de Reyes en función de lo que vean en anuncios publicitarios.

Nosotros no tenemos TV. No hemos tenido desde antes que nuestro hijo/a naciera (hace más de siete años). Es una liberación enorme. No te das cuentas de ello hasta que no pasas un tiempo sin ella.

Hace unos días le preguntábamos a nuestro hijo que le gustaría pedir estas Navidades, qué necesita. Y no sabía casi qué decir. Creo que nos dijo una cosa o como máximo dos. Unos días después fue a pasar el fin de semana con la abuela y allí sí que ven la tele. Después de esto ya nos dijo que quería un camión de una marca de juguetes que no diré para no hacer publicidad. Lo había visto en un anuncio. Puedo imaginar perfectamente que si estuviera viendo anuncios continuamente, su listado de cosas que “quiere” para Navidad aumentaría de una manera inaudita.

También nos damos cuenta de los efectos de la televisión cuando vamos a alguna casa donde hay tele. Recuerdo un fin de semana que pasamos con amigos hace dos años en una casa alquilada en la costa de Inglaterra (época en que vivíamos en Londres). Mientras desayunábamos, uno de los papás puso la tele. Los niños estuvieron anonadados delante del aparato hasta que la apagaron. Los anuncios de los juguetes de Navidad eran ofensivos, ¡un móvil para niños! Luego no nos sorprendamos que los niños pidan a los Reyes lo que piden. No es su voluntad, es la voluntad de las grandes empresas.

Cuando apagaron la tele, no sabes lo bien que lo pasaron los niños/as, jugando arriba y abajo, imaginando, haciendo ver que eran unos personajes, riendo, hablando… La tele los tenía anestesiados, no había casi interacción entre ellos mientra la tenían puesta.

Esto, si es puntual, no tiene mayor importancia. Pero por desgracia muchos niños viven pegados a la tele. Sus padres consideran que es una cosa normal, que no pasa nada, que ellos también vieron tele y “no están tan mal”, etc. Pero el uso excesivo de tele tiene una repercusión directa sobre el desarrollo de los niños, la gestión emocional, aspectos de atención y, también, del desarrollo del lenguaje.

Varios estudios dicen que:
  • Los niños expuestos a programas de televisión por más de 2 horas disminuyen considerablemente los puntajes en pruebas de lenguaje1.
  • Los niños/as que inician la exposición a la televisión antes de los 12 meses aumentan la probabilidad de generar retraso del lenguaje2.
  • El mayor déficit se produce en bebés de 8 a 16 meses que ven vídeos3.
  • Fuerte relación entre dificultades en lectoescritura y el tiempo que los niños están expuestos a la televisión4.

(Mis reflexiones sobre la TV hace dos años)

Y volviendo a la Navidad y los regalos, que me llevaba a escribir este artículo. Los anuncios de la televisión crean necesidades en los niños/as. De todas maneras, los anuncios no solo están en la televisión. Están también en YouTube, en Instagram, en el cine, etc.

Por ejemplo, hace dos años, nuestro hijo/a no tenía nada que pedir a los Reyes pero en un anuncio de Instagram nos salió el juego Operación. Y eso quiso.

Alguna vez hemos “transformado” los regalos que nos ha pedido nuestro hijo. Por ejemplo, una vez nos pidió un perro de peluche pero ya tenía muchísimos peluches. Se nos ocurrió que los Reyes le trajeran varios cuentos en los que saliera un perro. Además, algunos cuentos los adquirimos de segunda mano en las librerías Hibernian (en inglés) y en Re Read y, otros, nuevos de librerías infantiles a las que queremos apoyar, como la librería Sendak y La Petita (todos estos comercios son de Barcelona).

Algunas de mis conclusiones y dónde queda mi Método Natural de Lenguaje en todo esto

1) Presencia versus regalos

Lo más importante que podemos darles a nuestros hijos/as por muy cliché que suene es nuestro tiempo. No hay nada más preciado y valioso que pasar tiempo de calidad con 100% presencia con nuestros hijos. Y no me canso de decirlo en mis comunicaciones, mis charlas y en las sesiones con mis familias. Lo primero que tienes que hacer si quieres que tu hijo/a desarrolle su lenguaje (diga sus primeras palabras, hable más, hable mejor) es reservar desde ya momentos que vas a dedicar a estar con tu hijo/a al 100%, sin distracciones, con toda tu presencia. ¡En estos momentos vas a ir aprendiendo tantas cosas! Vas a conocer mejor a tu hijo/a y, por tanto, vas a entenderle mejor, vas a poder darte cuenta del nivel en que está y vas a ir poniendo en práctica estrategias de comunicación natural que van a impulsar su comunicación y lenguaje. Para más detalle sobre mi método natural de lenguaje y lo que puedes hacer tú desde casa, tienes mis artículos en mi blog (como este “8 estrategias exitosas para comunicarnos con nuestros hijos (+ 4 de regalo)”) y en mis publicaciones en redes sociales.

2) Nuestros valores por encima de todo

Nuestros valores deben siempre acompañarnos. No olvidarnos aunque estemos en un momento de querelo pasar bien. Quererlo pasar bien no puede ir de la mano con hacer cosas que no están en consonancia con nuestros valores.

3) Pensar en las consecuencias de nuestras acciones

Hace falta pensar siempre más allá. Pensar en las consecuencias de nuestras acciones. Quizás ya sabemos que tantos regalos y tantos juguetes no son beneficiosos porque lo hemos podido observar en nuestros hijos en situaciones pasadas. Pero seguimos perpetuando esos momentos porque no sabemos en realidad como salir de ellos y hacer las cosas de manera diferente. Simplemente busca en tu interior, descubre qué es realmente lo importante y qué harías si no hubieran tantas presiones sociales. Y ponlo en práctica, aunque sea poco a poco. Estas Navidades haces un pequeño cambio y en las siguientes celebraciones, un paso más. Tú sabes que una cosa es querer dar momentos de magia e ilusión. Otra, seguir por inercia lo que los otros hacen o lo que pensamos que tenemos que hacer, pero que si analizamos un poco vemos que es autoimpuesto.

4) Juego y desarrollo del lenguaje

Pensando en los juguetes concretamente, como digo siempre que hablo de la relación entre el juego y el desarrollo del lenguaje, los juguetes “didácticos” no son más beneficiosos. Los juguetes u objetos que son más favorecedores del lenguaje son aquellos con los que tu hijo/a disfruta y se crea un momento de interacción contigo. Puedes leer más sobre juego y desarrollo de lenguaje en mi artículo “Ayudando a tu hijo/a a desarrollar su lenguaje a través del juego | Método Natural de Lenguaje” y también en mi guía para padres Ayudando a nuestros hijos a hablar de manera natural, donde dedico el capítulo 3 al juego como recurso para favorecer el lenguaje de nuestros hijos.

Y hasta aquí el artículo de hoy. Espero que me dejes en comentarios cualquier idea que se te haya ocurrido al leer mis palabras, y sobre tu experiencia y vivencia.
¿Cuáles son tus motivos para querer hacer las cosas de manera diferente, sin seguir lo que hace “todo el mundo”? ¿Te encuentras con dificultades?
Me encantaría también leer tus deseos para estas Fiestas, deseos que cada una de nosotras podemos poner en práctica.
Y un recordatorio final: estos días todavía estoy trabajando al 100% y cogiendo citas con familias, así que si tienes alguna consulta sobre el lenguaje de tu pequeño/aes un buen momento para que me lo hagas. Reserva tu primera sesión gratuita conmigo.
Además, con mis sesiones de Logopedia Online las actividades y estrategias las hacéis desde vuestra casa, a vuestro ritmo, según vuestros horarios.
Pero eso sí, muy importante, en Fiestas vas a poder estar más tiempo con tu hijo/a así que es el mejor momento para que puedas empezar a poner en práctica todo lo que va a hacer que tu hijo/a supere sus dificultades de comunicación, lenguaje o habla. Porque se empieza con una cosa, como el título de mi artículo:
Regalando Presencia.
Un abrazo pre-navideño,
Estela


1Association of Screen Time Use and Language Development in Hispanic Toddlers: A Cross-Sectional and Longitudinal Study”, en Clinical Pediatrics.

2Television viewing associates with delayed language development”, en Wiley Online Library.

3Associations between Media Viewing and Language Development in Children Under Age 2 Years”, en The Journal of Pediatrics.

4 Estudio liderado por Andrew Ribner.

Imagen principal: M (4 años), Navidad en Granary Square, Londres, diciembre 2018.

Comment (1)

  1. Juegos y materiales imprescindibles que favorecen el lenguaje de tu hijo/a de 18 a 36 meses – Creciendo con las palabras

    […] Como acabo de decir, es importante que pongas al alcance del niño/a pocos elementos cada vez. Demasiados elementos proporcionan exceso de estímulo y que el niño/a no pueda disfrutar pues tiene demasiado para escoger. Haz que los espacios sean cómodos, diáfanos y sin exceso de objetos. En relación a este tema del exceso de juguetes y sobreestimulación puedes leer más en este artículo: “Regala presencia: regalos y sobreestimulación”. […]

Leave your thought here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *